Casa Museu Can Font

Casa señorial de marcado carácter modernista

¿Sabías que...?

Su primer propietario fue el indiano Nicolau Font i Maig, conocido como El Conde (a pesar de no tener ningún título aristocrático) por la fortuna que amasó en América. Nicolau Font adquirió Sant Pere del Bosc, una finca que previamente había pertenecido al pueblo y después fue subastada durante la desamortización de la época de Isabel II. El entonces alcalde –y familiar suyo– Agustí Font i Surís fue quien le aconsejó esta compra.

La casa se terminó de construir en 1877. En la fachada, en el remate central superior, figura un anagrama formado por una N y una F, las iniciales de su primer propietario.

Can Font, conocida también como Cal Conde o Can Piuet, es una vivienda construida en el año 1877 por el maestro de obras lloretense Fèlix Torras i Mataró, por encargo de Nicolau Font i Maig. En el remate central de la parte superior figura un anagrama con una N y una F, las iniciales del primer propietario.

Can Font es un edificio de marcado carácter modernista. Se compone de sótano, bajos, dos plantas piso y buhardilla. La edificación se articula en torno a la escalera, situada en el centro, que actúa de nexo de unión entre las dependencias de cada planta.

La fachada de la casa es de estilo neoclásico, predominante en la época de su construcción.

La forma romboidal del solar se refleja en todas las dependencias, si bien se aprecia más claramente en la escalera, debido a la amplitud de su ojo central y a su buena iluminación.

La decoración interior de Can Font destaca por su rico trabajo de artesanía, que consta de esgrafiados, frescos y acabados en yeso de techos y paredes; pavimentos de mosaico y materiales cerámicos; hierro forjado en barandillas y cancel; vidrieras emplomadas y marquetería... Todo ello bajo un estilo modernista unitario.

Desde el punto de vista artístico y arquitectónico, el edificio destaca por los siguientes elementos estructurales:

  • La caja de la escalera y la escalera interior, con barrotes de caoba.
  • El vestíbulo y el recibidor.
  • Los pavimentos de mosaico polícromos.
  • El cuarto de baño, que presenta un delicado embaldosado con motivos modernistas.

En el año 1940 Nicolau Cabañas i Llovet vendió la casa señorial al industrial textil sabadellense Ferran Comadran i Torres.

El Ayuntamiento de Lloret adquirió el inmueble en 1981, ya que constituía un edificio digno de conservarse como prototipo de una serie de casas señoriales vinculadas a las fortunas lloretenses labradas en América.

Galería de imágenes


Más elementos visitables

Ladeus Web Branding